¿CUÁL ES EL SENTIDO DE LA VIDA?

 

 Francesc Ramis

 

Zenón de Elea (ca.460) sostenía ante sus discípulos que el veloz Aquiles jamás podría alcanzar a una lenta tortuga que hubiera comenzado a andar antes que él.

 

 Zenón esgrimía el siguiente argumento: “Supongamos que la tortuga ha avanzado cien metros en el momento en que Aquiles comienza a correr; cuando Aquiles alcanza la posición en que se hallaba la tortuga cuando él inició la carrera ésta ha avanzado ya un poco más, y para alcanzar la nueva posición del animal, Aquiles debe reemprender la marcha, pero al llegar a la siguiente posición de la tortuga ésta ha recorrido unos pasos, y el veloz corredor debe ponerse de nuevo en camino para alcanzar la posición del animal ... y así sucesivamente; por eso Aquiles nunca podrá alcanzar a la tortuga, pues al conseguir la posición anterior, la tortuga ha recorrido otra breve distancia”.

 

Zenón exigía a sus discípulos una respuesta lógica a la contradicción que les presentaba; pues aunque mentalmente parezca imposible que Aquiles adelante al animal, la experiencia muestra que todo corredor sobrepasa la marcha lenta de la tortuga. Los discípulos respondían al maestro con dificultades, pues desconocían que tras el enigma no se escondía un problema lógico, sino que afloraba la naturaleza íntima del sentido de la vida.

 

El sentido de la vida no radica en hacer “carreras” con nadie ni contra nadie, como sucedía entre Aquiles y la tortuga, sino en disponer de un “centro” o una “diana” hacia la que dirigir nuestra existencia. El sentido cristiano de la vida no se logra al recorrerla como una carrera batida a codazos contra el prójimo, sino disponiendo de un “centro”, Jesús de Nazaret, y de una “diana”, el Reino de Dios. 

DIRECCIÓN
Plaza de la Almoina S/N
07001 Palma de Mallorca
Islas Baleares. España

REDES SOCIALES
@catedralmca
Facebook Twitter Istagram Youtube

CONTACTO
Para cualquier duda, llamanos
971 71 31 33

BOLETÍN DE NOTICIAS

Copyright © 2020 Catedral de Mallorca. Todos los derechos reservados.